Cuando las razones financieras no tienen la razón

Finanzas

Cuando las razones financieras no tienen la razón

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

¡Hola!

Esta semana es especial ya que estoy iniciando cursos en la U. Se siente emoción al saber que hay una nueva oportunidad de aportar algo de mi experiencia al conocimiento de mis alumnos y, a la vez, un gran temor por la responsabilidad que esto conlleva.

En Gerencia Financiera siempre comenzamos revisando el análisis de estados financieros; con herramientas analíticas se estudia e interpreta la información con el fin de identificar y diagnosticar problemas y, en consecuencia, áreas de mejora.

A pesar de tener experiencia en el campo, producto de haber laborado en banca, en empresas comerciales, agrícolas e inmobiliarias, sumado a la docencia en las finanzas, no hay forma de que las razones financieras llamen mi atención. No me mal interpreten, pero sigo sin entender porqué se le da tanto énfasis a lo que un índice de liquidez, de rentabilidad o de margen pueden significar, por ejemplo, para una institución financiera al otorgar o no un crédito.

Es necesario analizar más que cifras

En vista de esto, les comparto un ejercicio de análisis que cumple con todo lo financieramente relevante, sin siquiera ver un número. Voy a imaginarme que estoy ante una solicitud de crédito para una expansión de un restaurante, para lo cual, como lo indica la norma, tenemos estados financieros de los últimos tres períodos fiscales (ojalá auditados) y un corte reciente, detalles de las participaciones accionarias hasta la persona física, informe de comportamiento de pago histórico, plan de negocio y flujos de caja proyectados.

Antes de sentarme a leer y analizar la posición financiera, el resultado de la operación, la estructura financiera y otros, me voy a almorzar. ¿Dónde? Obvio: ¡Al restaurante!

Al llegar me encuentro con lo siguiente:

El ingreso al local es un poco lento ya que el parqueo está con poca disponibilidad, pero se nota que el muchacho que ayuda con la asignación disfruta conversar con la gente y me pide con buen tono que le otorgue un momento para acomodar bien. Una vez que parqueo, ingreso y me doy cuenta de que está lleno y debo esperar un poco a que se me asigne una mesa. Desde ese momento se empieza a sentir una «vibra» positiva sobre la factibilidad de otorgar el crédito.

Una vez que me acomodo y toman mi orden empiezo a observar. Las mesas que están ocupadas tienen comensales que se ven alegres y que comparten un tiempo ameno. Los meseros son respetuosos y los clientes les dejan buenas propinas, la comida tarda lo justo y está sabrosa, las instalaciones son sobrias pero bien bonitas, los servicios sanitarios impecables.

Inmediatamente me percato de que tengo razones convincentes para aprobar el crédito.

De lo descrito se observa la capacidad de generar flujos para el repago, ya que la demanda existe y es bien atendida. La posibilidad de que visitemos de nuevo el lugar es real. Los empleados están contentos y el cliente NO puede estar más contento que los colaboradores, así que eso es muestra de sostenibilidad de negocio y de que el propósito estratégico se vive. El detalle del baño puso el broche de oro. Si la administración le presta gran atención al estado de los servicios sanitarios, no creo sea necesario visitar la cocina.

¿Qué quería mostrar con esto?

Una vez más no hay que tomarse los números tan en serio.Las razones financieras que muchos idolatran no miden los verdaderos drivers de valor en las empresas. No miden la satisfacción del cliente, de los colaboradores, los grados de innovación, la calidad, los niveles de liderazgo.

Debemos darnos el chance de conocer y entender los negocios y a las personas que los dirigen. Los indicadores no financieros son los que unen la ejecución con el desarrollo de los objetivos estratégicos de largo plazo. Sin lugar a dudas, son los que en definitiva dan luz sobre el futuro desempeño financiero. Si me quedo solo con la revisión de los números en la oficina, no hubiese vivido la experiencia. Si no se vive la experiencia, el criterio de decisión puede ser muy errado.

Antes de cualquier cosa, tómese un buen café y conozca de primera mano.

¡Saludos!

Comentarios (6)

  • Me parece sumamente acertado un estudio de campo para entender el negocio, porque solo números no me dejan entender la realidad del mismo. Pero también con solo la visita vemos la parte operativa, pero no sabemos la administrativa, para ver como manejan sus cuentas por pagar y pasivos. Estudio integral!

    • Estimado Cesar, coincido con vos. Creo eso sí, que si ponemos en la balanza los números de los EF vrs la realidad diaria, gana esta última. Los EF son pasado, debemos concentrarnos en el presente para asegurar un mejor futuro. Abrazo fuerte y gracias por leerme y «conversar».

  • Totalmente de acuerdo… Las cosas que son de valor para los clientes solo pueden identificarse observando más allá de lo obvio. Este tipo de casos se puede ver mucho en las empresas PYMES, que son afectadas solo por la valoración de los números y no por criterios como se menciona en lectura.

  • Excelente aporte Cruz. Cuando uno otorga un crédito o se amplía el monto a uno, es prudente hacer una letra o un pagaré para documentarlos. Lo bueno de esto es valorar la actitud que el cliente toma con el documento que debe firmar. El cliente AAA no le pone pretexto a firmar un documento ya que tiene claro que no va quedar mal ni manchar su apellido, pero el cliente que duda o indica que no va firmar nada siempre trae consecuencias de pago a futuro en atrasos o en no pagar del todo.

    Saludos

  • Totalmente de acuerdo. Lamentablemente no pasa y llega a ser como de » un mundo ideal» y se siente más cuando somos PYMES y se necesitan de esas entidades que sólo ven los números; mandan un correo pidiendo todossss esos requisitos y papeles, inclusive algunos visitan pero para dejar la lista de documentos que se deben aportar y no se interesan en como funciona el día a día, en como a pesar de no tener los mejores números la empresa se ha mantenido durante tantos años.

    Deberían de haber más profesionales como usted que enseñen esto en las aulas y tal vez algún día la cosa cambie.

    Feliz día!!!

  • La experiencia como analista debe de contemplar como requisito obligatorio las visitas de campo, para todo negocio o actividad, son indispensables y ayudan a entender los números posteriormente. Excelente conversación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¿Quiere que le avisemos cuando publico una nueva entrada? Solo debe llenar el formulario adjunto con su nombre y correo electrónico. Le llegará un mail para confirmar su solicitud. Siga las instrucciones y ¡listo! Muchas gracias y un fuerte abrazo.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

© Rodolfo Cruz Naranjo 2019