Vamos de 0 a 100 kilómetros en 6 segundos

Liderazgo

Vamos de 0 a 100 kilómetros en 6 segundos

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

¡Hola!

Soy un apasionado de la velocidad. Hace ya algún tiempo participé en los Campeonatos Nacionales de Rally y Automovilismo. Fueron momentos que se disfrutaron mucho y que me dejaron enseñanzas. Hay que tener carácter, paciencia, preparación, pericia, pero ante todo un desarrollo amplio de trabajo en equipo. Es el equipo el que hace la diferencia, al igual que en cualquier organización del mundo, pero de esto conversaremos luego.

Les cuento esto solamente para hacer una analogía con algo triste de la vida. Esto es conocido. Repito, ¡ya lo conocemos! Y en la mayoría de los casos no hacemos nada (de verdad espero estar equivocado).

La velocidad mal entendida, mal aplicada y con poca responsabilidad es peligrosa

La vida la vivimos así: muy frecuentemente vamos de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de 6 segundos. Al avanzar tan rápido no nos percatamos de lo que es primordial y, lo peor, es la norma que se nos ha hecho hábito. Esto está mal. Es más que peligroso y es un pésimo compañero de viaje.

Me gustan los refranes populares que son portadores de sabiduría. Uno que uso mucho y que estoy seguro que todos hemos escuchado es: “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Muy a nuestro pesar, lo sabemos pero…nada. Solo sabemos.

Calidad de relaciones

Para disfrutar una vida plena y dejar un legado en este mundo, debemos conocer y atender lo que es realmente importante. Son las personas que amamos: la familia y los verdaderos amigos.

Usualmente no se les dedica la cantidad de cariño y tiempo que merecen y que son los fundamentos de las buenas relaciones. Según muchos estudios la calidad de las relaciones hacen de la vida algo que valga la pena.

Esto nos sucede por siempre andar rápido. Nos bañamos, desayunamos, almorzamos y comemos rápido. Si estamos en la casa pensamos en lo que tenemos que hacer en el trabajo, si estamos en el trabajo pensamos en lo que viene más tarde o la reunión de mañana. En fin: ¡de 0 a 100 kilómetros en menos de 6 segundos! Luego tenemos la desfachatez de no entender el estrés, el cansancio y la amargura con la que andamos.

A mayor velocidad, menor campo de visión

Al igual que los pilotos de la Fórmula 1, estamos sufriendo del efecto túnel al conducir a gran velocidad. La rapidez a la que circulamos condiciona de manera sustancial nuestra capacidad de ver bien. Cuanto mayor es la velocidad a la que conducimos, menor es el campo de visión y, por ende, menos la capacidad de detectar riesgos y reaccionar.

Esto es así de simple porque al pasar rápido por las cosas y las personas, la visión solo es capaz de percibirlos de forma difusa. Cuanto más aceleramos, más difusas son estas imágenes y solo tenemos una visión nítida y clara de lo que tenemos justo al frente, pero no del entorno.

Levantemos el pie del acelerador y compartamos lo más importante con nuestros seres amados. Hay que trabajar y cuidar las relaciones dedicando tiempo y cariño. Los seres humanos tenemos la necesidad de sentirnos queridos, valorados y apreciados. A 100 kilómetros por hora no podemos satisfacer estos requerimientos de quienes nos importan. Como lo menciona el señor Victor Küppers:“Planta que no se riega, planta que palma”.

Bajémonos del auto

Dado que la vida no siempre será igual, seamos conscientes de esta realidad, dejemos de andar rápido y de apartarnos de lo precioso y lo valioso. Reduzcamos la velocidad…o mucho mejor: bajémonos del auto y caminemos. Respiremos hondo, abracemos, besemos y deleitémonos con los pequeños grandes detalles que usualmente nos es imposible disfrutar. Que el mañana no nos sorprenda siendo demasiado tarde.

Abrazos desde la cafetería. Si alguien quiere conversar, ¡yo invito!

Comentarios (18)

  • Heidi- Central American Leadership Institute

    I love the book The One Thing by Gary Keller. He says that multitasking is the opportunity to screw up more than one thing at a time and that work life balance is a myth. That people are most successful when they’re as much as possible doing complete trade offs of work and fun- either completely having fun or completely working. Technology has made work too transferable to home and vice versa.

    Loved the article. Keep positively impacting with your unique style.

  • “Los seres humanos tenemos la necesidad de sentirnos queridos, valorados y apreciados. A 100 kilómetros por hora no podemos satisfacer estos requerimientos de quienes nos importan”. Esto lo resume todo. Excelente comentario, Rodolfo. Un abrazo

  • Loved the article! Very in line with Keller’s thinking in his book The One Thing. He says multitasking is the one way to screw many things at once and that the most successful people never became masters at anything through work life balance but rather through completely trading off work for family and vice versa for periods of 100% committed time. Technology has made all of multitaskers , making us too susceptible to interruption always.

    Keep on making your mark on the leadership space. The world needs it!

  • Que buena lectura. De hecho, un día de estos, por algún motivo, me baje del auto, fui al patio de la casa y vi esos potreros que nunca veo y menos admiro, y me di cuenta de todo lo que me pierdo, con solamente ir al patio trasero descubrí lo lindo del lugar en el que vivo, el cual nunca había apreciado.

    Slds..

  • Excelente analogía estimado Rodolfo. Es una verdad tan real como la vida actual de alta velocidad, pero no por eso estamos atados, por dicha tenemos la opción de “bajarnos del auto”. Más si es para conversar con un buen amigo y un café de por medio!!!! Un abrazo.

  • Hoy en día necesitamos esto urgente. Reduzcamos la velocidad…o mucho mejor: bajémonos del auto y caminemos. Respiremos hondo, abracemos, besemos y deleitémonos con los pequeños grandes detalles que usualmente nos es imposible disfrutar. Que el mañana no nos sorprenda siendo demasiado tarde. Un abrazo..

  • José Miguel Bolaños

    Concuerdo totalmente, y adicionalmente agregaría que no solamente desatendemos a las personas cercanas como familia y amigos, sino que tampoco valoramos a los compañeros de trabajo con quienes terminamos pasando inclusive más tiempo que nuestros seres queridos. Cuando todos tienen esa visión de túnel, nadie aprovecha una gran parte del camino de la vida que es precisamente donde pasamos una gran parte del tiempo: el trabajo!

  • Hay un libro que descubrí hace poco, se llama “De la Brevedad de la Vida” escrito por Séneca en el 55 d.c. Puedes imaginarlo? Ya esto era un tema para filosofar…”mientras tu estas ocupado huye deprisa la vida…” Gracias por bajarte del carro y conversar con nosotros…

  • Carlos Morales Castro

    Don Rodolfo, excelente tema. No sé si este ligado directamente, pero como usted bien lo indica la norma es ir a alta velocidad y en lo laboral muchas veces se comete el error común donde “lo urgente se come lo importante”, entonces tal vez podrías hablarnos sobre esto.

  • ¡Hola! No quería dejar pasar la oportunidad de adicionar que la rapidez a la que viajamos, además de lo comentado en el blog, nos hace creer que el día de mañana será igual a hoy.

    Pensamos que “ya tendremos tiempo” para dar un beso a nuestros seres queridos, para compartir un rato con los amigos, para hacer lo que nos gusta y nos llena. Y eso NO siempre será así. Yo personalmente he tenido pérdidas de seres muy amados a los que pude haberles dado mil besos más, mil abrazos más, mil minutos de mi tiempo más..Y NO LO HICE PORQUE lo dejé para mañana. Que no les pase!!! Hoy es el día, HOY!!

    No digamos la otra semana nos vemos, un día de estos almorzamos. Eso no existe, y tal vez si llega no todos estaremos. Veamonos hoy, almorcemos hoy, y tomémonos ese café que nos gusta hoy.

    Saludos

  • Gracias por la invitación a bajar la velocidad, una vez estuve 4 meses sin empleo, fue un tiempo increíble, fue como quedar varado al lado de la autopista (para seguir con la metáfora) pude ver muchas cosas a 0 km/h. Excelente la recomendación de Gary Keller de Heidi, ya me leí un resumen, espero conseguir el libro. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¿Quiere que le avisemos cuando publico una nueva entrada? Solo debe llenar el formulario adjunto con su nombre y correo electrónico. Le llegará un mail para confirmar su solicitud. Siga las instrucciones y ¡listo! Muchas gracias y un fuerte abrazo.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

© Rodolfo Cruz Naranjo 2020