¿Queremos ser escuchados? Comencemos por escuchar

Bienvenida

¿Queremos ser escuchados? Comencemos por escuchar

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

Hola,

Estuve considerando por varios días de qué podría tratarse esta, mi primera entrada y llegué a sentirme un poco ansioso, ya que se me estaba dificultando el decidirme sobre el tema y la forma. Así se lo hice saber a algunas personas cercanas y de un momento a otro, con aprecio me dijeron: “¿por qué no escribís sobre el conversar, que es lo que ya de por sí querés hacer?”.

¡¡WOW!! Qué barbaridad, pensé. Lo tenía claro en mis intenciones al aprovechar este tipo de espacio que la tecnología nos presenta (el cual quiero desarrollar) y aún así me hice bolas. Una vez resuelto, entonces todo fue más sencillo.

Les he planteado que quiero conversar y eso porque es LA oportunidad perfecta y cómoda para escuchar a los demás. Sí: ¡escuchar! Una característica que no muchos tenemos y que pocas veces practicamos como debe ser.

Escuchar es una característica que a veces empleamos poco, pero abre muchas puertas y permite reflexionar sobre nuestras ideas. Click To Tweet

Escuchar para que las cosas sucedan

Escuchar con atención es la esencia última del respeto hacia los demás. Nos permite conectar, generar confianza y establecer compromisos con las personas. Facilita entenderles mejor y nos aleja entonces de la necesidad (necedad) de hacer suposiciones, lo que de una u otra forma inquieta y puede restar en lugar de sumar en las relaciones.

Nos presenta, además, como seres más amables y considerados. Claramente permite que desarrollemos una habilidad diferenciadora del líder, que es la empatía. Esta capacidad es importante para alcanzar, por ejemplo en las empresas, que las cosas que deben llevarse a cabo sucedan. No porque nosotros así lo solicitamos, sino porque la gente que nos acompaña lo quiere.

El conversar genera gozo por el simple hecho de que estamos entregando lo único que es realmente nuestro: MI TIEMPO, NUESTRO TIEMPO. De manera recíproca estoy recibiendo ese regalo invaluable de mi contraparte. Mucho mejor si se hace con cariño, ya que todos los seres humanos tenemos la necesidad de sentirnos amados e importantes.

¿Realmente estamos escuchando?

Dicho esto, cuando conversan con alguien en cualquier ámbito, ¿realmente escuchan? Si en este momento piensan que pueden mejorar, hagan el esfuerzo. Yo me apunto a acompañarles… y mucho mejor con un buen café.

Saludos,

Rodolfo E. Cruz Naranjo.

001

Comentarios (11)

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¿Quiere que le avisemos cuando publico una nueva entrada? Solo debe llenar el formulario adjunto con su nombre y correo electrónico. Le llegará un mail para confirmar su solicitud. Siga las instrucciones y ¡listo! Muchas gracias y un fuerte abrazo.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

© Rodolfo Cruz Naranjo 2020