Logre una ejecución extraordinaria y mantenga a su gente feliz

Estrategia

Logre una ejecución extraordinaria y mantenga a su gente feliz

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

¡Hola!

En esta ocasión quiero que conversemos sobre cómo motivar a los colaboradores, y más aún, lograr que este sentimiento sea sostenido con el objetivo de ejecutar de manera eficiente.

Esto es una preocupación que acongoja a todos aquellos que tienen personal a cargo (líderes, no jefes) dado que estamos conscientes de la importancia de contar con gente que sienta emoción en las mañanas para presentarse a trabajar, enfrentar los retos del día y que regresen a casa satisfechos y realizados.

Además y no menos importante, la ejecución se “come a la estrategia”, siendo la responsabilidad número 1 del líder. Quien ejecuta es el talento motivado, el liderazgo implica dominar esta habilidad.

3 pilares de la motivación

Como primer paso debemos dejar de ver las relaciones en la empresa como una simple transacción: usted hace como que me paga, yo hago como que trabajo. Si le pago más, trabajo más. Si le ofrezco algo más, me esfuerzo adicionalmente. 🙂 Esta forma de gestión no sirve, ya que basa el esfuerzo motivador en incentivos externos que no son sostenibles positivamente con el paso del tiempo. La máxima es como sigue: “Usted me sube el salario, al final del tercer mes… ya ni me recuerdo”.

Debemos entonces esforzarnos en trabajar los pilares de la motivación intrínseca:

  1. La autonomía o el deseo de dirigirse a uno mismo para contribuir de manera importante. Esto mejora y sustenta la buena actitud, que de paso le gana a las aptitudes y al conocimientos. Tales como el clásico, “por favor no me moleste, yo sé hacer las cosas…¿sino para qué me contrató?”
  2. La maestría, que es llegar a dominar aquello para lo que soy bueno: la oportunidad de verdaderamente aprender. Esto aumenta el compromiso de la gente. “Hago mejor lo que de verdad me importa”.
  3. El propósito o la meta, que brinda contexto a todo lo que se hace.

Las personas autónomas, quienes trabajan para alcanzar el dominio de su puesto o labor rinden a niveles muy altos. Quienes lo hacen al servicio de un objetivo superior pueden lograr todavía más. Esto nos lleva a una nueva pregunta…

¿Cómo mantengo una alta dosis de motivación?

Motivar implica descubrir y transformar los talentos únicos de los colaboradores en acción. Para esto hay que reconocer que todos somos diferentes y, por ende, no podemos ser piezas intercambiables.

Me identifico con una analogía: “los gerentes promedio juegan damas chinas, y los grandes gerentes juegan ajedrez”. Los primeros creen que cada pieza se mueve igual y se puede sustituir por otra de manera sencilla; los segundos reconocen que cada una tiene diferentes facultades y se mueven de manera distinta. Esto último les permite actuar de manera diferente dependiendo de la situación u objetivo.

Si conocemos a la persona, la ubicaremos en la posición donde las tareas le sienten mejor. De seguro aumentará su productividad, ya que se adueñará del puesto en el que se enfocan sus fortalezas. ¡No hay nada peor que un buen elemento en el lugar equivocado!

Los talentos bien ubicados desarrollan mejores equipos de trabajo (más fuertes y más unidos), lo que brinda seguridad y consecuentemente aumenta la motivación.

¿Cada cuánto se sienta a conversar con su gente? ¿Cuánto los conoce? No su currículo, sino quiénes son.

Para utilizar de mejor manera el talento inherente de cada colaborador debemos conocer las verdaderas fortalezas y cuáles son los disparadores de su entusiasmo, las emociones y los estilos de liderazgo de cada uno. Una fortaleza es algo que se disfruta, entonces no se esfuerce en mejorar las debilidades, mejor exponencie las fortalezas.

Una vez que se identificaron las fortalezas, ¡dispárelas!

Es necesario entender cómo aprenden las personas. Algunas son más analíticos, otros prefieren hacer y otros observan. Ubique a cada quien donde se le permita aumentar el aprendizaje sin conflictos internos.

Resumiendo, ¿quiere mantener motivado al personal? Asegúrese de que tiene a la gente correcta en el sitio correcto. Otórguele oportunidades de aprender, mayores responsabilidades que contribuyan al propósito y dele el reconocimiento que se merecen.

Conversemos sobre esto y aumentemos las posibilidades de mantener a nuestro talento feliz. ¿Usted qué hace en el día a día para lograrlo? Cuénteme. 🙂

¡Abrazos!

Comentarios (4)

  • Considero que esas 3 claves de la motivación son realmente muy acertadas. El permitir adueñarse de un proceso es vital, especialmente para limitar el “micro-managing”. La maestría viene de seguido, y si se logra complementar con un sentido de propósito de la compañía, da todas las herramientas para una persona motivada en su trabajo.

    • Micro management…esta práctica debemos evitarla cuando estemos en puestos de responsabilidad. Esto demuestra a quienes nos ayudan “como que no nos tienen confianza, entonces una vez más…para que me tienes acá si tu lo puedes hacer mejor???”.

      Saludos

  • Este tema es de gran importancia para los colaboradores, a cada quien hay que ponerle en el area donde se sienta mejor y saber que puede desempeñarse en ello. Un trabajo deja de ser trabajo, cuando se hace por vocación, y no se es obligado a hacerlo.

  • Carlos Morales Castro

    Lo más importante es conocer a las personas, porque como se menciona, todos somos diferentes y todos se motivan de forma diferente. También se debe fortalecer la conciencia sobre la razón de la organización para compartir esa meta y hacer que las personas se sientan parte de un grupo, de una familia. Se debe lograr que las personas vean el trabajo como su mejor amigo, con esto aflora la pasión que potencia la motivación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¿Quiere que le avisemos cuando publico una nueva entrada? Solo debe llenar el formulario adjunto con su nombre y correo electrónico. Le llegará un mail para confirmar su solicitud. Siga las instrucciones y ¡listo! Muchas gracias y un fuerte abrazo.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

© Rodolfo Cruz Naranjo 2020