¿Qué deben hacer los líderes cuando los números fallan?

Liderazgo

¿Qué deben hacer los líderes cuando los números fallan?

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

¡Hola de nuevo!

En mi blog anterior ¿Cuál es el objetivo de una empresa?, les compartí mi impresión honesta de lo que debe ser el propósito de una empresa, y afirmé que muchas personas podrían estar equivocadas al centrarse solamente en los beneficios económicos. Por favor no me mal interpreten al extremo! Es claro que la rentabilidad es una condición necesaria para la existencia y un medio de alcanzar fines importantes en los negocios, pero nunca se debe caer en el error de hacerla la responsabilidad primaria de la ejecución. Las utilidades no son un propósito, son un resultado.

Cuando las cosas no van del todo bien en los negocios, es muy común que se trabaje fuerte en la contención del gasto, ruta equivocada y que atenta con el potencial de la empresa de tener una influencia significativa en su entorno.

La solución más común, no necesariamente la mejor

Es común entonces prescindir de las personas en favor de la última línea, en lugar de aumentar los ingresos atendiendo de mejor manera al cliente, entregándoles más valor. Esto hace que los empleados se vean obligados a trabajar en un entorno en el que el rendimiento se valore más que cualquier otro factor y donde el bienestar de la persona ocupa el segundo o hasta el tercer lugar.

Lo que es risible es que las cifras nunca salvan a nadie en los momentos difíciles, las personas sí que lo hacen, además de que en lugar de reducir la planilla o los salarios sabemos que en el largo plazo resulta más rentable minimizar la rotación de los trabajadores y maximizar su productividad, compromiso y fidelidad.

¿Por qué pasa esto?

Es culpa de pensar principalmente en el corto plazo!! La obligación de aumentar la riqueza para el accionista junto con bonificaciones por cumplir con los presupuestos concentran los esfuerzos en el hoy, o mejor dicho, en las utilidades del presente año. El verdadero conocimiento de los drivers de valor y el personal quedan relegados en la agenda. Se genera entonces un pool de ejecutivos que eluden el trabajo duro y complicado de liderar a sus colaboradores y sostener el sentido que une esfuerzos, a saber el propósito organizacional.

¿Que hacer entonces?

Asegurarse de que el líder se ocupe de lo más importante, sea esto el liderar la causa y así inspirar! El liderazgo es como el ejercicio, las mejoras que obtenemos no son apreciables de un día para el otro, por el contrario su influencia se nota mejor con el tiempo, al igual que una gota continua sobre una piedra, que terminará moldeándola. Un buen líder hace sentir al colaborador seguro, se fortalecen las relaciones y aumenta la confianza, y cuando esto pasa el trabajo se vigoriza, la cultura se fortalece y la organización y sus accionistas salen adelante. Resumiendo: NO se preocupe de la última línea del Estado de Resultados, mejor ocúpese del liderazgo que permea en la organización y que apoya el éxito empresarial a largo plazo.

Saludos

Rodolfo+Cruz_vaciado2

Comentarios (7)

  • Pilar Ramón Sánchez

    Los negocios siempre estarán en función de las personas y no de manera contraria. Un buen líder sabe que el recurso humano es su mejor insumo para generar riqueza. Este balance correcto tendrá como resultado colaboradores comprometidos con la organización.

  • Es clave en cualquier negocio, el recurso humano siempre que esté motivado se puede exigir más para obtener mejores resultados. Lo difícil es convencer a los directivos de cambiar las estrategias en momentos clave y que éstas no sean recortes.

  • Los directores y accionistas en general son de números, por ello demostrémosles en los mismos términos los costos de largo plazo que representa el prescindir del talento.

    Abrazos

  • Un buen líder revisa los procedimientos de cada puesto de trabajo en cada área y los mejora día día para que el colaborador trabaje más comprometido y sea medible su participación en la empresa y automáticamente mejora los resultados.

  • Empoderar al colaborador siempre es una buena inversión, porque se siente parte de la empresa y esa fidelidad se refleja en el cuidado con que ejecuta sus funciones. Así la productividad se incrementa y se disminuye la rotación de personal. Excelente artículo.

  • Interesante y romántico me suena aveces ese tema como lo planteas, aunque estoy de acuerdo con lo que escribes y es lo que siempre he creído, aveces al ir las cosas mal y ser una pequeña empresa debes de cambiar, reinventar casi todo y dentro de esto está el personal, o cuando los empoderas, les das las herramientas, como dices los haces parte, fortaleces las relaciones etc y te dan una puñalada y no te agradecen, se pierde a mi parecer las ganas de liderar pensando mas en el RRHH que en la rentabilidad.

  • Muchos saludos. No siempre nos apuñalan. Creo siempre debemos pensar que la gente es buena, ya que el avanzar implica un compromiso que se basa en la confianza. Siempre habrían algunos, pero no son mayoría!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¿Quiere que le avisemos cuando publico una nueva entrada? Solo debe llenar el formulario adjunto con su nombre y correo electrónico. Le llegará un mail para confirmar su solicitud. Siga las instrucciones y ¡listo! Muchas gracias y un fuerte abrazo.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

© Rodolfo Cruz Naranjo 2020