Etiqueta: éxito

No dejemos que crecer signifique olvidar el ser niños.

El Principito: 5 lecciones sobre crecimiento personal

¿Que tal?

El año de 1943 es muy significativo en mi vida. Nace mi madre (QdDg) y es el año en el que se publica por primera vez su obra literaria preferida, “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry, aviador y escritor francés (1900-1944), del que he decidido extraer 5 lecciones sobre crecimiento personal que veremos más adelante. 

Fue incluido dentro de los mejores libros del Siglo XX en Francia, con más de 150 millones de ejemplares vendidos, es sin duda una gran obra cuyos mensajes nos hace recordar lo obtusos que nos vamos volviendo conforme pasan los años.

No dejemos que crecer signifique olvidar el ser niños

Al crecer, de manera extraña vemos e interpretamos las cosas y se nos olvida donde se encuentra lo importante. Es un poco loco, porque con las experiencias y vivencias que los años otorgan, nos alejamos de la felicidad que radica en lo sencillo, por ejemplo aquello con lo que disfrutan los niños.

Hace ya casi 20 años le compré un carro eléctrico de montar a mi hijo y disfrutó sobremanera varias semanas con la caja en la que venía. Moraleja, mejor regalar una caja que un auto eléctrico de montar para pasársela bien.

No deseo hacer un resumen del libro, pueden buscar muchos en la red y, tratándose de un ejemplar corto, sé que disfrutarían la lectura, sin duda les recomiendo hacerla con una cerveza o un buen vino a la mano. Me gustaría entonces compartir 5 lecciones sobre crecimiento personal que nos enseña el libro y listo… espero les reten para pensar diferente y así podamos luego conversar.

El Principito y sus 5 enseñanzas sobre crecimiento personal

  1. Las apariencias engañan. “Solo se ve con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”. La fama, el dinero, la buena vida que vemos en tantos lugares NO deben ser nuestra guía y nuestro destino. Como nos recuerda Mark Manson en su obra “Everything is Fuck” el destino es el fin (la muerte), punto. Por ello el trayecto debe ser lo importante. Siendo así entonces dejémonos de mates y conectemos con la esencia. Que la vida que va de 0 a 100 en menos de seis segundos no nos deje tan exhaustos como para disfrutar.
  2. No hay que pedirle peras al olmo. “Es necesario pedir a cada uno lo que cada uno puede dar”. Una de las circunstancias que más nos hace sufrir en la vida es el desaliento que sentimos cuando los demás no cumplen con nuestras expectativas. Que brutos ¿no? No se puede pedir a los demás lo que no nos pueden dar. Si realizamos esto nuestras relaciones de seguro van a mejorar.
  3. Critícate a tí mismo antes de salir al mundo a hacerlo. “Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio”. El gran liderazgo empieza con un verdadero auto conocimiento, pero les aseguro que por alguna extraña razón son pocos los que dedicamos tiempo a ello. Nosotros somos los más grandes desconocidos para nosotros mismos. Si tienes éxito exterior, pero no tienes éxito interior nunca vas a estar satisfecho, seamos personas con significado.
  4. Entrega lo más valioso a los más valiosos. “Si vienes a las 4 de la tarde comenzaré a ser feliz desde las tres”. Siempre en el aula, espacio que me hace feliz al poder compartir experiencias y contar historias con grandes profesionales, les recuerdo a mis estudiantes que lo único que realmente nos pertenece es nuestro tiempo, por lo que el mejor regalo que podemos hacer a alguien es darles éste. Y quienes lo van a recibir con aprecio son las personas más cercanas, es decir, la familia y unos cuantos amigos.
  5. Abre los ojos! “Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. Nunca ha olido una flor. Nunca ha contemplado una estrella. Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas”. El deseo de tener más nos aleja del disfrute de las pequeñas cosas, de los detalles y con seguridad nos hace olvidar de los grandes logros que hemos alcanzado. Deja de pensar hacia adelante. Disfruta el presente que es lo único que tienes y, ten en el top of mind que tu tiempo es limitado. No lo desaproveches en estupideces.

Podría continuar, pero estas lecciones son más que suficientes. Meditar al atardecer, mirando las estrellas y acariciando a tu perro es un remedio infalible para la vida. ¿Lo haces?

Abrazo grande de alguien que le agradece que me lean!

Rodolfo Cruz Naranjo

¿Qué irán a estudiar?, ¿en qué se desarrollarán?

Un brindis por las nuevas etapas en la vida

¡Hola!

En días pasados me concedieron el honor de hacer el brindis en un baile de graduación de Colegio para un grupo de muchachos y muchachas. Por días estuve pensando qué mensaje podría darles que les inspirara para la nueva etapa de sus vidas que están a punto de comenzar.

Comencé por preguntarme: ¿qué irán a estudiar?, ¿en qué se desarrollarán?, ¿cómo impactarán el mundo que les rodea? ¡Las respuestas solo ellos la sabrán!

Uno de los estudiantes es mi hijo y por esto la experiencia era aún más personal, así que también pensé en todos los padres que, como yo, querían transmitirles consejos valiosos a los suyos. Nosotros los preparamos para la vida, pero el camino lo tendrán que recorrer ellos solos.

Me gustaría compartirles el resultado. Incluye  ideas que hemos conversado en algún momento desde que inició esta aventura (blog), en la que he aprendido mucho y crecido con sus mensajes e ideas:

«Buenas noches queridos Graduandos 2019, familiares presentes & amigos;

Se me ha dado el privilegio de dirigir un mensaje esta noche a estos muchachos y muchachas que salen del Cole y que emprenderán una nueva etapa de su vida.  Estoy seguro de que todos los que estamos aquí les deseamos que les vengan grandes oportunidades de crecimiento, realización y felicidad.

No creo que tenga mucha autoridad para compartirles mensajes de vida, pero con mucho cariño me gustaría transmitirles algunas lecciones aprendidas para disfrutarla. No vengo a desearles éxito en la vida, vengo a desearles una vida plena. El éxito es algo relativo y muy personal.

No quiero extenderme. Lo bueno que tienen las lecciones es que son muy concretas y fáciles de recordar:

  1. Los buenos tiempos son temporales y, los malos también. Og Mandino en su obra “El Vendedor más grande del Mundo” nos recuerda que todo pasa. Si, todo pasa. Así que cuando se puedan reír con la vida, háganlo al 100%. Y cuando las cosas se ponen difíciles, para adelante con fuerza. La vida es una cosa extraña y aunque se esfuercen en preparar una buena hoja de ruta, siempre habrán sorpresas que le añadirán tensión, picardía, dolor y/o felicidad. Tengan presente en esta nueva etapa de vida que los eventos dolorosos no son exclusivos, a los demás también les pasan cosas, por ello cuando alguien los necesite brindénle su tiempo y apoyo. No hay nada más importante que servir a los demás, y recuerden que todo pasa.
  2. Vivan el hoy. Como nos recuerda Lao Tzu, uno de los filósofos más relevantes de la civilización China, si están algo deprimidos es sencillamente que están viviendo en el pasado. Si sufren de ansiedad, es que están viviendo en el futuro. Esfuércense por estar en paz, ubicándose en el presente. Por favor, no dejen de hacer lo importante hoy pensando que lo harán mañana. ¡Con suerte mañana no llega!  Besen y abracen a sus seres queridos y recuérdenles cuanto los aman y que tan importante son para ustedes. Sonrían y hagan el bien.
  3. Ser feliz requiere de esfuerzo y compromiso. No hay que asustarse de no sentirse siempre feliz. Si fuera así, algo extraño estaría sucediendo. Hay días buenos y días malos, y esto es lo natural, la actitud con la que nos enfrentemos a esos momentos hará la diferencia. La búsqueda incesante de la felicidad puede hacernos infelices ya que la misma está allí, frente a sus ojos y nace de uno mismo. Bajen el ritmo y la velocidad, eso les permitirá ver y disfrutar la esencia de las cosas. El camino hacia la felicidad implica lidiar con uno mismo, para tomar el control de la vida. Conózcanse lo más que puedan y por favor, vivan su vida, no la que otros quieran para ustedes.
  4. Distingan lo importante en la vida. Lo realmente valioso son: la familia y los verdaderos amigos. Punto. Repito; la familia y los verdaderos amigos. Creemos que el éxito, el dinero y otras cosas mundanas son importantes. Les aseguro que no es así.

Aprovechen la vida en esta nueva etapa, un día a la vez.

¿Y esta lecciones de vida cómo se aplican? Quizá un pequeño cuento nos ayude:

En un lugar no muy lejano vive el hombre más sabio del mundo. ¡Ciento sesenta y cinco años y nunca se ha equivocado!

En el pueblo donde vive este sabio, habían dos niños que estaban todo el día pensando en qué podían hacer para que el sabio se equivocara al menos una vez. Un día, uno de los dos niños le dijo al otro: ¡Ya lo tengo! Ya sé lo que haremos para que se equivoque:

– Iremos a ver al hombre sabio con un pájaro entre las manos. Sin abrir las manos le preguntaremos si el pájaro está vivo o muerto. Si nos dice que está muerto, abriremos las manos y le mostraremos como vuela; si nos dice que está vivo, lo apretamos con las manos hasta ahogarlo.

El otro niño, después de escuchar aquella proposición, contestó emocionado: ¡Buenísima idea!, ¡de fijo se va!, diga lo que diga estará equivocado.

Los dos niños se fueron entonces a buscar al hombre sabio. Lo vieron con sus ciento sesenta y cinco años caminando despacio y encorvado, con su túnica y su bastón, sus ojos pequeños y su barba blanca. Se acercaron los dos al hombre sabio y le preguntaron:

-“Señor sabio, perdone que le molestemos, queremos hacerle una pregunta. Tenemos un pájaro entre las manos, y queremos que usted nos diga si cree que está vivo o si por el contrario está muerto».

¿Qué contestó el sabio?, ¿cuál fue su respuesta? Los dos niños estaban expectantes mientras el hombre sabio contestó sin dudar: la respuesta está en sus manos.

¡Me encanta este cuento! Lo encuentro fabuloso.

La vida que van a tener hacia adelante depende SÓLO de ustedes. ¡SÓLO de ustedes! Recuerden que la vida es muy simple, no es fácil, pero sí muy simple. Se resume en tres cosas:

  • Decidan qué tipo de persona quieren ser en esta nueva etapa de vida y qué tipo de vida quieren tener.
  • Luchen para conseguirlo y…
  • Háganlo con alegría.

Todos los acá presentes les deseamos lo mejor y por ello brindamos con esperanza y emoción!

¡Salud muchachos!

La vida que construimos depende sólo de nosotros y cómo queramos vivirla. Click To Tweet

Gracias por leerme, me gustaría conocer qué lecciones han aprendido durante sus vidas y así poder crecer y compartirlas.

Rodolfo E. Cruz Naranjo

Busquemos una vida significativa.

¿Será que soy feliz?

¡Hola!

Es incómodo cuando nos hacen preguntas difíciles. Yo trato de parecer fuerte y coherente en mis pensamientos y posiciones, pero siempre es posible quedar vulnerable. Por ejemplo, el otro día me preguntaron si había algo más en la vida que ser feliz. ¡WOW! ¡Por lo más grande! ¡Qué pregunta!

Estoy llegando a la media teja y es un buen momento para bajar la velocidad y de verdad contestarme tremenda inquietud. Tal vez a usted le convenga como a mí.

Nosotros, los que nos sentimos orgullosos de conocer el mundo, somos unos desconocidos para nosotros mismos/Friedrich Nietzche. Click To Tweet

Me apoyé en lecturas varias, pensamientos conmigo mismo y hasta videos en la red. Una conferencia de TED de Emily Esfahani del 2017 me aclaró mucho. Entonces, quiero compartirles algunos de los principales mensajes que recopilé.

Identifiquemos el origen del vacío personal

Primero debemos entender que perseguir la felicidad puede hacernos más bien infelices. Nos angustiamos y hasta nos desesperamos cuando, a pesar de miles de bendiciones, no nos sentimos llenos. Ese vacío se origina en algo más. Es la falta de sentido y significado en la vida.

Siendo esto así, hay que darle “vuelta a la tortilla” y buscar sentido a la vida para alcanzar momentos de felicidad. El significado es el pertenecer, servir a los demás y desarrollar lo mejor que podamos de nosotros mismos.

Busquemos una vida significativa

Para tener una vida significativa debemos:

  1. Desarrollar un sentido amplio de pertenencia. Lo cual es estar en relaciones positivas, donde seamos valorados por lo que somos verdaderamente. Esta pertenencia viene del amor.
  2. Tener un propósito. Esto tiene que ver más con lo que damos que con lo que deseamos o queremos. La clave del propósito es usar nuestras fortalezas (que en muchas ocasiones desconocemos) para servir a los demás. Es el liderazgo basado en el servicio.
  3. Ir más allá de nosotros mismos. Esto quiere decir trascender. Cuando escribo en mi blog deseo dejar algo, al menos una idea en alguien que aporte a su vida. Entonces, cada cosa que hacemos debe servir a un propósito, buscar un legado.
  4. Conocer nuestra historia. La historia que nos contamos sobre nosotros mismos. Esto nos permite tener claridad de dónde venimos, por qué somos lo que somos y hasta dónde podemos llegar si seguimos el rumbo o si lo cambiamos. La vida no es solo una lista de eventos que suceden por alguna fuerza mágica del destino. Por lo tanto, nosotros somos los dueños y los protagonistas. ¡Podemos editarla, copiarla, interpretarla y hasta cambiarla!

Encontremos nuestro sentido

La felicidad va y viene, el sentido perdura. Entonces, trabajemos para vivir una vida significativa que nos permita amar y pertenecer.

Busquemos ir más allá de nosotros mismos. Construyamos ese propósito que nos dé fuerza cuando las cosas se pongan difíciles y nos permita dejar nuestro legado.

¡Abrazo afectuoso!

Rodolfo Cruz Naranjo

¿Cómo crecer más allá de uno mismo?

Seamos personas con significado

¡Hola!

Un día de estos estaba tomando un buen café con una persona muy apreciada y empezamos a conversar sobre si es posible dejar un legado en este mundo al momento de partir. Seguramente usted se ha preguntado lo mismo.

La verdad es que nunca lo sabremos a ciencia cierta. Quienes podrán definirlo son aquellos que quedan una vez nosotros no estemos. No nos daremos cuenta.

Sheryl Sandberg, alta ejecutiva de Facebook, nos lo recuerda cuando nos dice que el verdadero liderazgo es hacer de los demás mejores personas como resultado de nuestra presencia y asegurarse de que ese impacto perdure aún en nuestra ausencia.

Nuestra influencia es nuestro legado

Para dejar un legado debemos tener una vida con significado. Hay que compartir ese significado con quienes nos rodean y no solo reservarlo para nosotros mismos. De lo contrario, sería sencillamente egoísmo y nos lo llevamos a la tumba.

Vivir con significado es ser importante, pero no por el poder que ostentemos o la riqueza que acumulemos. Es ser trascendente, debido a las repercusiones positivas de nuestra convivencia con quienes nos rodean mientras compartimos la vida e incluso más allá.

John C. Maxwell nos ayuda mostrándonos un camino para tener una vida con significado. Nos dice que, a nivel individual, debo:

  1. Ver más allá de uno mismo.
  2. Crecer más allá de uno mismo.
  3. Dar más allá de uno mismo.
  4. Abrirse a los demás.
  5. Ir más allá de uno mismo.

Sin embargo, estos pasos no se recorren de un día para el otro. Son parte de un proceso personal que implica un gran compromiso. Exigen trabajar hora a hora, semana a semana, mes a mes, para ser una mejor persona.

¿Cómo crecer más allá de uno mismo?

Quisiera empezar con este paso que me parece transcendental, pues implica retarnos a nosotros mismos y encarar nuestros puntos débiles. En próximos artículos conversaremos sobre los otros cuatro pasos.

Si te rodeas de idiotas, es probable que te conviertas en uno. Click To Tweet

Para crecer debemos explotar todo nuestro potencial. Suena sencillo, pero en la práctica realmente desconocemos nuestros límites. ¡La zona de confort nos afecta! Para descubrir nuestro potencial debemos estar dispuestos a pagar el precio y a trabajar duro.

Si queremos, por ejemplo, ser un gran nadador debemos tener una disciplina inquebrantable. Despertarnos todos los días antes de las 3:00 a.m. para entrenar, hacer todas nuestras actividades diarias y cerrar el día volviendo al gimnasio y a la piscina nuevamente.

En segundo lugar, debemos aprender de otros que sean mejores y que estén por encima nuestro. Hacerse rodear de exitosos nos hace exitosos. Me recuerda aquel chistecillo de que si se me encuentra en una habitación junto a tres idiotas ¡probablemente soy el cuarto! Debemos hacer el inverso.

Desinfle el ego y trabaje duro

Además, es importante pedir ayuda a quienes nos pueden “jalar” hacia arriba. Todas estas acciones requieren un gran sentido de humildad, otra virtud personal que podemos desarrollar. El ego inflado aleja a las personas, tanto así que hasta nosotros mismos no nos soportamos.

Es necesario cultivar nuestro potencial para que no se oxide y no merme a lo largo del tiempo. Solo hay una manera de lograr que nuestro potencial se incremente y se muestre en todo su esplendor: ¡trabajar!

Abrazo afectuoso,

Rodolfo Cruz Naranjo

¿Tiene un sueño que sea inspirador y que le infunda energía a su mente?

Dígame qué sueña

¡Hola!

¿Tiene un sueño que sea inspirador y que le infunda energía a su mente? ¿Un sueño que le lleve a hacer todo lo que esté a su alcance (y más) para lograrlo? Yo sí. Sin embargo, durante mucho tiempo y como la mayoría de las personas, no tenía idea de cómo alcanzarlo.

Más aún, debo reconocer que muchas veces me costaba reconocer mi sueño. Según John Maxwell, hay 5 razones que lo explican:

  1. Nos hemos dejado desalentar por otras personas. Personas a las que les incomoda el éxito ajeno, ya sea por inseguridad o por incapacidad. Hacen lo imposible por transmitirnos esos mismos estados emocionales. El problema es que les abrimos las puertas.
  2. El peso del pasado no nos deja avanzar. La vida nos trae desilusiones y dolor. Si les damos mucha importancia se vuelven dañinas. Debemos entender que el día de ayer terminó cuando nos dormimos.
  3. No buscamos la excelencia con ahínco. Por ende, nos sentimos a gusto siendo promedio. Mauren Dowd dice que desde el instante en el cual nos conformamos con recibir menos de lo que nos merecemos, recibimos menos aún de aquello con lo que nos habríamos conformado. Hay que superar al promedio.
  4. No tenemos la confianza necesaria. Eso es lo que separa a los que sueñan y persiguen su sueños, de los que no lo hacen.
  5. Algunos no tenemos siquiera la imaginación para soñar. Hay que SOÑAR para descubrir el sueño. Es así de sencillo y de difícil.
El hombre más pobre no es aquel que no tiene un centavo, es aquel que no tiene un sueño. Click To Tweet

Vencer los obstáculos

Ahora que sabemos los obstáculos que debemos superar para lograr nuestros sueños, hay una serie de pasos para alcanzar altas probabilidades de logro. Por ejemplo:

  1. Entender si el sueño es mi sueño o es el sueño de otros. No debemos vivir la vida que otros desean para nosotros, aunque existan las mejores intenciones. Es mi vida, es mi sueño, es mi responsabilidad.
  2. Determinar si tengo una claridad amplia de mi sueño. Debemos cuestionarnos si nuestro sueño es lo suficientemente grande como para entregarle toda la pasión que tenemos.
  3. Decidir si estoy dispuesto a pagar el precio de mi sueño.

Calcular el precio del sueño

Si no sabemos el precio de nuestro sueño, no sabremos realmente cuánto nos va a costar. En ese escenario, es muy probable que no lo alcancemos.

Los sueños son un asunto personal y los sacrificios que se deben hacer para cumplirlos también. Soñar es gratis, pero el viaje que debemos hacer para alcanzar los sueños no.

Comencemos por vencer los temores. No nos podemos dejar influenciar por las críticas que recibamos, ni siquiera las de nuestros seres queridos. Debemos tener presente que la dureza del trayecto nos puede agotar.

Mark Manson, en su libro “El sutil arte de que te importe un carajo”, nos explica realmente cuál es el problema con los sueños. Él nos cuenta que siempre quiso ser una estrella del rock. Le fascinaba la música, tenía habilidades. Sin embargo nunca lo logró y tuvo que meditar muchos meses para entender la razón.

Sencillo: ¡realmente no lo deseaba! Estaba enamorado del resultado, pero para nada del proceso. Del largo proceso para alcanzar la cima y su sueño: ver estadios a reventar con miles de personas que querían verle. Le tomó mucho tiempo descubrir que no quería subir a la cima. Lo único que le importaba era la imagen de estar en ella.

Que no le pase a usted

Si usted quiere “llenar estadios y escuchar a la gente vibrando por usted”, no debe desmayar. Si aún no ha empezado a subir a la cima, recuerde que nunca es demasiado tarde para perseguir su sueño.

El hombre más pobre no es aquel que no tiene ni un cinco. Es el que no tiene un sueño. ¡Espero que usted tenga uno!

Abrazo afectuoso,

Rodolfo Cruz Naranjo

De lo que se trata el liderazgo.

La mayor plaga del momento

¡Hola!

¿Saben qué?… ¡Estoy harto cansado! Por donde quiera que leo me encuentro estadísticas sobre los efectos negativos del mal liderazgo en las empresas y siete mil recetas para ser un mejor líder.

Algunas estadísticas hasta me ponen los pelos de punta. Y lo más grave es que con suerte soy parte del problema.

Cifras sobre el liderazgo que impactan

En México 80% de las empresas no tiene empleados líderes según encuestas de Mercer, firma experta en Recursos Humanos. Solo 2 de cada 10 organizaciones tienen personal listo para ocupar posiciones críticas.

En el Reino Unido, según un estudio publicado en Corporate Rebels, el costo de la mala gerencia es de 84 billones de libras esterlinas. Se incluyen aquellos generados en las personas por el estrés, ansiedad y la mala salud. También el de las empresas por la desmotivación, la caída en la productividad y la alta rotación del talento.

En Estados Unidos las empresas son víctimas de un asombroso robo a mano armada en entrenamiento de su personal. Según el Harvard Business Review, en el país se gastan $160 billones anuales y cerca de $365 billones globalmente fomentando el liderazgo. Y sin embargo, no se alcanza un mejor desempeño organizacional. En términos financieros esto es igual a invertir / botar dinero a cambio de rentabilidad negativa.

Cid Gallup e Inc. nos dicen que el 70% del personal no está comprometido en sus empresas. ¡Que el 49% de las personas aman lo que hacen pero no soportan a sus jefes! ¿Por qué será entonces que no se despiden a a los jefes? Se sabe que 80 de cada 100 empresas en Latinoamérica valoran estrategias de desarrollo del liderazgo, pero solo 40 logran implementar algo.

El 42% de las firmas dijeron que les faltan fondos para desarrollar líderes y 36% indicaron que no es un tema prioritario. Un 14% se declararon imposibilitadas para retener a los líderes una vez que los desarrolla. ¡Apuesto a que estas son las mismas que más se quejan de su pobre desempeño y andan buscando la pomada canaria!

¿De quién es la culpa?

La culpa es de todos nosotros. No estamos dispuestos a pagar el precio para ser líderes. Un líder es una persona íntegra, en equilibrio, que se conoce y se estima. Esto equivale a que tenemos que trabajar en conocernos para serlo.

Todo el dinero que se invierte, la preparación, el tiempo, todos los etcétera posibles no sirven, sino estamos dispuestos a sufrir en conocernos para sacar a la luz nuestros talentos y aplicarlos. Solo pensamos en resultados económicos y se nos olvida lo fundamental: las personas. Admiramos a aquellos que son mejores que nosotros porque sencillamente han sido más disciplinados y rigurosos que nosotros. 

Tratar bien a las personas es la esencia del liderazgo. Richard Branson de Virgin Group y Herb Kelleher, fundador de Southwest, nos recuerdan que lo más importante es tratar a los colaboradores bien, de tal forma que ellos se encarguen de los clientes y estos, a su vez, del flujo de caja y de las utilidades. No entiendo por qué compramos tantos libros para leer sobre algo tan obvio.

De lo que se trata el liderazgo

Sobre esto, ¿qué tienen en común el padre de la administración moderna y el sexto presidente de los Estados Unidos? ¿O la COO de la empresa #76 de la lista 500 de Fortune y un pastor calvinista?

La verdad no mucho… ¡o tal vez sí! Todos ellos sí entienden qué es liderazgo y cuál es su base.

Tratar de explicar en un enunciado, de manera clara y exacta, el significado de liderazgo no es una tarea fácil, más aún de una cualidad tan comentada, estudiada y perseguida pero muy poco desarrollada.

Peter Drucker (1909-2005), conocido como el mayor filósofo de la administración del siglo 20, resume liderazgo en el proceso que le permite al líder tener seguidores. Sin ellos no se puede ser líder. ¡Eso es todo! Es dominar el arte de lo sencillo pero pasando por el proceso: sudar para lograrlo.

John Maxwell, escritor, coach y conferencista que ha escrito más de 80 libros sobre liderazgo (algunos en la lista de best sellers del New York Times) dice que liderazgo es influencia. Significa que tenemos que trabajar buscando ese impacto.

Por su lado, Sheryl Sandberg, actual directora operativa de Facebook, nombrada en las lista de las 25 personas más influyentes en la web y entre las 50 mujeres más poderosas en negocios, nos dice que el liderazgo es hacer a otras personas mejores. Esto como resultado de nuestra presencia, asegurándonos que ese impacto perdure en nuestra ausencia. En otras palabras: es una acción que tendremos que trabajar día a día, todos los días.

Finalmente, don John Quincy Adams, sexto presidente de los EEUU y líder abolicionista, ya lo tenía clarísimo a inicios del siglo 19: “Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, a aprender más, a hacer más y ser más, entonces usted es un líder”. Se trata de moverse, actuar y ser ejemplo.

La falta de liderazgo explica todo el sufrimiento en las empresas. Click To Tweet

Liderazgo en un párrafo

Liderar es un verbo que no tiene nada que ver conmigo mismo. Es entregarse a los demás y lograr inspiración. Sencillísimo. ¡No sé por qué tanto drama con este tema! ¿Será que no queremos realmente ser lideres? Es trabajar y sudar hasta que duela para inspirar haciendo lo elemental.

Continuará…

Abrazo afectuoso,

Rodolfo Cruz N.

© Rodolfo Cruz Naranjo 2022